viernes, 5 de abril de 2013

Pornografía, internet y menores

Hace unos días, se difundió a través de las redes sociales un vídeo grabado en Cádiz, en el que algunos menores practicaban sexo. Muchas personas han enviado a sus contactos este archivo y no es ningún secreto que el mismo ha estado circulando por los institutos de la provincia. Lo peor del caso, y hay muchas cuestiones graves en este asunto, es que gran parte de las personas que han tenido este vídeo en su móvil o en su ordenador y después lo ha compartido con más gente, no sabe que está cometiendo un delito. Sí, la mera posesión e intercambio de archivos con contenido sexual en el que aparezcan menores, en nuestro país, es un delito. Y esto hay que dejarlo muy claro porque no se trata de ninguna broma, las penas previstas para este tipo de acciones son muy serias. Algunos creen que borrándolo ya omiten sus responsabilidades. De eso nada. Todo lo que hacemos en internet y las redes sociales deja un rastro que puede ser seguido por la policía, aunque se eliminen los archivos.
Si  recibes por Twitter, Whatsapp o Facebook imágenes sexuales protagonizadas por menores debes rechazar el archivo. Si lo descargas, aunque sea por error, elimínalo lo antes posible y por supuesto, nunca, lo compartas.
Si alguna vez alguien te propone intercambiar fotos o vídeos con contenidos sexual en los que aparezcas piensa que desde el instante en que el archivo salga de tu móvil u ordenador, no tendrás ningún control sobre el mismo. Cualquier persona que puedas imaginar podría llegar a verlo y aunque creas que una cosa así  te hará popular, la realidad es muy diferente. Piensa que no es lo mismo ser una persona conocida que popular. Los chicos que salían en el vídeo del que os hablo al principio no son populares en este momento; son conocidos, y estoy seguro de que muchos de sus amigos estarán evitándoles para no ser relacionados con lo ocurrido. Lo peor de todo, es que aunque la policía esté actuando, el vídeo ha sido compartido por tantas personas que probablemente sea ya imposible que desaparezca por completo de las redes y esto para chicos tan jóvenes es un incoveniente muy serio. Imaginad cuando vayan a buscar un empleo o sean reconocidos por la calle.
Si hay alguna cosa positiva en este caso, es que algunos alertaron a la policía de lo que estaba ocurriendo y ello ha posibilitado que la cosa no haya ido a más. Os recomiendo que sigáis su perfil en twitter: @policia.
Recordad, si tenéis dudas sobre si se debe o no compartir algo en internet es porque seguramente no es una buena idea.


Sería bueno que retuiteárais esta entrada y la difundiérais entre vuestros contactos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario